Premios a la gastronomía pitiusa

La entrega de los galardones de la Asociación de Periodistas y Escritores de Balears de las Pitiusas fue ayer en Sant Antoni

Premios a la gastronomía pitiusa
Premios a la gastronomía pitiusa

Los premios de la Asociación de Periodistas y Escritores Gastronómicos de Balears reconocieron ayer, por vez primera, el trabajo del sector de restauración en Formentera. Tras haberse llevado a cabo desde 2012 en Mallorca y desde 2014 en Menorca, el año pasado se concedieron por primera vez en Ibiza y este año le tocaba el turno a la menor de las Pitiüses. El acto se celebró ayer en Es Nàutic, en Sant Antoni.

Anna Jiménez, chef del restaurante Quimera, ubicado en la Savina de Formentera, se llevó el premio al Restaurante Revelación de 2018. La anteriormente fotógrafa, procedente Barcelona, viajó hasta la isla de vacaciones en 2003, año en el que comenzó su relación de amor por la menor de las Pitiüses y por el mundo de la restauración. «Trabajaba de camarera para poder pagar mis estudios de fotógrafa e independizarme. Ahí descubrí que mi verdadera pasión era la restauración. Aunque ya venía con una buena base de cocina de casa», explicó emocionada Jiménez. «Haber abierto el restaurante hace tan solo dos temporadas y ya recibir este premio para mí es increíble. Estoy súper feliz porque es mucho trabajo y mucha intensidad. Se agradece que se reconozca el esfuerzo», afirmó la barcelonesa.

«El año pasado se incluyó a Ibiza en los premios y el compromiso que teníamos para este año era lograr que Formentera tuviera su reconocimiento también»

Los otros siete premios se repartieron entre reconocidos nombres de la restauración ibicenca como el Forn i Pastisseria Vadell, que se llevó el premio al mejor repostero de la pasada temporada; el restaurante Ama Lur, con un reconocimiento a su larga trayectoria profesional; Peix Nostrum, premiado por su gran labor como promotor del producto local; el Mirador de Dalt Villa, al que se le reconoció con el premio al mejor Gastrobar; y el restaurante Es Rebost de Can Prats, con el premio al mejor establecimiento de cocina local de 2018. Óscar Molina y Pol Perelló recibieron los premios al chef y sommelier del año, respectivamente.

El presidente de la Asociación de Periodistas y Escritores Gastronómicos, Bep Allès, menorquín, quiso destacar la importancia de que en unos premios denominados baleares tengan representación todas las islas del archipiélago.

Turismo gastronómico

«Las primeras ediciones los premios solo se realizaban en Mallorca, a pesar de llamarse premios baleares. Por eso, al ser menorquín, decidí entrar en la asociación y comenzar a realizar los premios de Menorca», informó el periodista gastronómico.

«El año pasado se incluyó a Ibiza en los premios y el compromiso que teníamos para este año era lograr que Formentera tuviera su reconocimiento también», destacó el presidente de la asociación, que aseguró que el motivo de estos reconocimientos es «poner de manifiesto la gastronomía de las islas, para que sea el complemento ideal al turismo de sol y playa que tenemos consolidado».

«En Ibiza, el objetivo es que cuando se acabe la temporada de discotecas haya un turismo que venga visitar la isla por sus restaurantes y que el restaurador pueda trabajar todo el año», apuntó Allès a modo de conclusión.